Saturday, August 07, 2010

Preludio


























Todo se va
cuando debe marcharse.
Aún las paredes añejas
a veces escapan
en la complicidad de la noche.

Quebrada, la copa de vino
en el blanco mantel de Febrero
como una minúscula araña
aloja su muerte.
Y gravemente tejo. Mis dedos
corrigen los rumbos del aire.
Son puentes que vencen el viento
abaten temblores nocturnos
cautivan las noches de luna.


Extiendo la tela y descubro

la mano bendita del sol
alcanzando la tarde.

Son los brotes que nacen
en el tronco dormido
aquellos caballos sin freno
brincando en las sombras
montados por ebrios y locos
poetas desnudos.


Jeniffer Moore





4 comments:

Cecilia said...

Hermoso poema de gran intensidad.

Jeniffer Moore said...

Gracias, Cecilia! por tu paso y tu apreciación.
Un abrazo.

said...

Jeniffer,

Te conheci no twitter e vim conhecer o seu blog e me deparei com uma linda poesia, PRELUDIO. Fiquei contente de conhecê-la.

Beijos.

Tereza Neumann

Jeniffer Moore said...

Gracias Tereza! Un placer concerte.
Beijos
Jeniffer